via dal cortile_aps_es

Una ciudad buena para los niños es una ciudad buena para todos

Una ciudad buena para los niños es una ciudad buena para todos es una de las frases más conocidas y recurrentes que Francesco Tonucci nos propone desde hace muchos años. Esta frase contiene un concepto importante que tiene que ver con la política y planificación urbana de las ciudades en favor de una mejor convivencia y calidad de vida de las personas.

Una política que toma nota de la los derechos de los niños, escucha a los niños y los involucra en las decisiones gubernamentales, obteniendo un resultado mucho más amplio e incluso global: el de transformar el espacio urbano, haciéndolo apto para todos los ciudadanos...

“Si diseñamos nuestras ciudades para que sean seguras, accesibles y acogedoras para los niños, automáticamente serán mejores para todos”. – Enrique Peñalosa, exalcalde de Bogotá. Discurso de toma de posesión como alcalde de Bogotá (2016)

Pensemos, por ejemplo, en las cuestiones que conciernen seguridad, movilidad, accesibilidad e inclusión, aspectos que, si se tienen en cuenta en la planificación urbana, permiten la creación o transformación de espacios comunes que ofrecen una mejor calidad de vida para las personas.

Promover una ciudad a medida de niños no significa infantilizar la ciudad, y ni siquiera ofrecer muchos servicios y espacios dedicados a los niños, sino garantizar a ellos y a toda la comunidad, el derecho al espacio público.
La visión de desarrollo y la planificación urbana, son temas fundamentales a la hora de buscar una transformación de las ciudades, y ambos aspectos, están directamente vinculados con la actitud de la clase política en la gestión y gobierno de la sociedad, destacando sus principios, reglas, procedimientos y prioridades. En resumen, la gobernanza.

A quien se le delega la decisión (porque de eso se trata, por lo menos, en las democracias occidentales), debe decidir sobre aspectos que influyen en la calidad de vida y el bienestar de todos los ciudadanos: transporte, alojamiento, instalaciones, servicios y más. Por lo tanto, para hacerlo correctamente es necesario considerar el amplio espectro de destinatarios de estas decisiones.

“Las ciudades tienen la capacidad de contener y nutrir a personas de todas las edades,
y los niños en particular, de lo contrario, pueden fracasar estrepitosamente”.
Jane Jacobs, arquitecta y activista canadiense, en “Muerte y vida de las grandes ciudades americanas” (1961)

Tonucci nos invita a colocar a los niños en el centro de las decisiones políticas que conciernen a la ciudad. Los niños son la garantía de atención a las necesidades de todas las categorías más débiles y que también reclaman derechos sobre la ciudad, como las mujeres, las personas con discapacidad, los ancianos, los inmigrantes, los adolescentes, etc.

Una propuesta que contrasta radicalmente con el modelo convencional sobre el que se crearon las ciudades actuales, es decir, a favor de un ciudadano típico, hombre, adulto, trabajador y motorizado.

La experiencia de estos más de 30 años del proyecto “La ciudad de las niñas y los niños”, en el que alcaldes, concejales y otras personalidades con poder de decisión de varios países del mundo han aprendido a escuchar a los niños,ha demostrado que la implicación de niños en el gobierno de la ciudad tiene un impacto realmente positivo en el bienestar y la felicidad de las personas..

Escuchar a la niñez, garantizar el derecho al juego y a la movilidad, fomentar el encuentro, el paseo y centrarse en la estética y la reorganización urbana, es un objetivo alcanzable.

“Si queremos ciudades más seguras, saludables y sostenibles, debemos empezar por escuchar a los niños”. – Jan Gehl, arquitecto y urbanista danés. “Ciudad para el Pueblo” (1996)

Como bien dice Francesco Tonucci en su libro “La ciudad de los niños”, la ciudad moderna ha experimentado un cambio hacia la separación y la especialización, con distintos espacios destinados a diferentes funciones e individuos:“Diferentes lugares para diferentes personas, diferentes lugares para diferentes funciones. El centro histórico de bancos, tiendas de lujo, entretenimiento; los suburbios para dormir. Luego están los espacios infantiles, la guardería, el parque infantil, la ludoteca; los sitios de ancianos, el hospicio, el centro de mayores; los lugares del saber, desde la guardería hasta la universidad; los espacios especializados para ir de compras, el supermercado, el centro comercial. Luego está el hospital, el lugar de la enfermedad (cita Lewis Mumford)

Por tanto, es obvio que el modelo de desarrollo urbano ha tenido un impacto significativo en el tejido social y en el sentido de comunidad dentro de las ciudades, lo que evidentemente no es compatible con la visión de una ciudad buena para todos.

– Pero en algún lugar, algo empieza a cambiar. –

Las ciudades antiguas, que a menudo se han convertido en verdaderos centros comerciales, están empezando a luchar por su supervivencia,por ser más habitables y más cercanas a sus ciudadanos, por recuperar el espacio público perdido y, por fin, devolver la ciudad a sus legítimos destinatarios: todos los ciudadanos en su conjunto..

Este nuevo tipo de planificación urbana requiere sobre todo determinación y voluntad política, sensibilidad y visión estratégica para combatir los grandes problemas del status quo, de los problemas de movilidad existentes, quizás derivados de situaciones históricas, económicas y sociales, y que han sido acompañados de una planificación urbanística imprudente.

Un urbanismo que necesita urgentemente cambiar las prioridades, poniendo en primer lugar a los peatones, a los ciclistas en segundo lugar, luego el transporte público, y el vehículo privado en último lugar.

Francesco, citando la Biblia, nos ofrece un hermoso pasaje de Zacarías: “…en las plazas de Jerusalén se sentarán los ancianos cada uno con un palo en la mano y las plazas estarán llenas de niñas y niños jugando...”

Y esta es la cuestión: hay que mirar hacia el futuro, pero mirando al pasado,a la plaza, al ágora de la ciudad griega, que inicialmente constituía la intersección simbólica entre la esfera pública y la individual. Para luego seguir avanzando en el tiempo, en el foro romano, donde, entre otras cosas, los habitantes se reunían e interactuaban entre los puestos comerciales, incluidos los niños que corrían alegremente.. . ”

“La ciudad de los niños es aquella donde los niños pueden caminar a la escuela, jugar en las calles y participar en la vida comunitaria”.
Francesco Tonucci – “La ciudad de los niños” (1996)

La ciudad del futuro, la ciudad verdaderamente inteligente, será sin duda un lugar muy diferente del actual, pero podrá aprovechar nuestro pasado y todos los recursos estructurales que nos ofrece el futuro, sin perder algunos de los elementos básicos y características que la historia nos ha enseñado: ser lugares de encuentro y convivencia para todos, y no espacios separados y sectorizados por edad o clase social..

Por tanto, tendremos que mirar atrás, no por nostalgia, sino por la conciencia moral de que el derecho a la ciudad es un derecho de todos.

Otro aspecto importante en la filosofía de Tonucci y su ciudad de niños, es la consideración de que promover una ciudad de los niños es un compromiso colectivo, lo que requiere la colaboración de todos los ciudadanos, escuelas, padres, administradores, profesionales sanitarios y urbanistas.. Es un trabajo intersectorial, que involucra a todos, para beneficiar a todos.

Hay ciudades en la red internacional “La ciudad de las niñas y los niños” como Fano, Huesca, Jundiaí, Rosario y Buenos Aires que vienen trabajando desde hace años con mucho compromiso y llevando a cabo transformaciones muy importantes.

La ciudad de Pontevedra, en España, es un ejemplo sorprendente de las transformaciones emprendidas bajo las ideas de una ciudad mejor para todos, pero de esto hablaremos con tranquilidad en un artículo posterior..

“Las ciudades son espacios de convivencia y desarrollo, y los niños son una parte clave de esta ecuación. Debemos escuchar sus necesidades y perspectivas para crear entornos urbanos más equitativos y atractivos”. – Saskia Sassen, socióloga y experta en globalización urbana. La ciudad global” (1991)

Los adultos somos precisamente adultos y vemos las cosas como adultos.

Hace tiempo que perdimos las características que tienen nuestros ciudadanos más jóvenes: Una perspectiva única y diferente del mundo, más cerca del nivel del suelo y más atento a los detalles sensoriales.

Sus ideas, propuestas y observaciones pueden ayudar a los adultos a identificar problemas y soluciones que los adultos podrían pasar por alto.

Su predisposición natural a la creatividad y la imaginación, su pensamiento inclusivo y divergente, si se interpreta correctamente, pueden conducir a soluciones innovadoras y originales para el diseño urbano.

Incluso si el objetivo de la ciudad de los niños no es educativo, no podemos negar que los ciudadanos en crecimiento que hoy participan con sus ideas, propuestas y protestas, serán los decisores del mañana, y al involucrarlos e impulsarlos desde temprana edad a ejercer una ciudadanía activa, tendrán un mayor sentido de identidad, pertenencia y responsabilidad respecto de su realidad..

Al mismo tiempo, se reforzará la implicación emocional con el entorno público que les rodea, fomentando un mayor sentido de cuidado y respeto por la ciudad.

Y no es difícil pensar que de esta manera, los niños de hoy, que mañana serán adultos, se preocuparán mucho más por la salud y la belleza de su ciudad.

Uno de los primeros desafíos del Proyecto La ciudad de las niñas y los niños es afrontar una escucha real y profunda de la niñez.

Crear un canal de escucha es sencillo, pero escuchar verdaderamente la diversidad infantil y saber valorarla es un tema complejo, que requiere preparación desde el mundo adulto.

Pero también este, es un debate que merece un artículo dedicado y que nos dispondremos a proponer en breve.

“No podemos diseñar ciudades inteligentes y sostenibles sin considerar las necesidades y los derechos de los niños. Ellos son agentes de cambio y su participación es fundamental para construir comunidades más inclusivas y resilientes”. – Joan Clos, exalcalde de Barcelona y exdirector de ONU-Hábitat. “Ciudades para un futuro mejor: Declaración de Quito sobre Ciudades y Asentamientos Humanos Sostenibles para Todos” (2016)

Picture of Ernesto Martire

Ernesto Martire

Socio fundador y coordinador administrativo de la asociación.

Para inscribirte a la conferencia ZOOM gratuita en español en la que participará Francesco Tonucci este 18 de abril a las 12:00 – hora Argentina, sigue este enlace

Compartir